SUPLEMENTOS POR ORDEN ALFABETICO “B”

Publicado: 5 diciembre, 2011 en Deportiva, Dietetica, Nutricion

LOS SUPLEMENTOS EN EL DEPORTE

OTRAS SUSTANCIAS POR ORDEN ALFABETICO

GRUPO B

 

Barras y geles energéticos

Son barras que proveen mayormente energía a partir de hidratos de carbono, que tienen bajo porcentaje graso y se adicionan con vitaminas, minerales, aminoácidos, etc. Son indicadas en aquellos casos en que se necesite mantener una ingesta alta de calorías en el día y no sea posible lograrlo mediante los alimentos. Es decir, generalmente se consumen como colaciones entre comidas o antes/después del entrenamiento. En el caso de las barras, deberán consumirse con 1-2 vasos de agua para su correcta utilización. Los geles son esenciales para aportar energía “en movimiento”, es decir, mientras se entrena o compite ya que su presentación es muy práctica para ello. Más allá de que muchos compuestos pueden mejorar el rendimiento deportivo, no se debe dejar de lado el efecto psicológico que los suplementos juegan en la vida de los deportistas. Es importante resaltar que una dieta suficiente en calorías y variada, planeada individualmente para cada deportista, teniendo en cuenta sus horarios, gustos, hábitos, carga y volumen de trabajo, en general cubre los requerimientos necesarios.
Bebidas energéticas

En el mercado hay productos en cuya composición incluyen cantidades variables de minerales, vitaminas, aminoácidos, electrolitos y proteínas. Los preparados con proteínas son útiles en deportes que precisen musculación y siempre a dosis precisas. Los preparados hidroelectrolíticos con glucosa son necesarios en ejercicios de resistencia aeróbica en los que la sudoración sea importante.
Beta-Hidroxi-Metil Butirato

La leucina y sus metabolitos se han referenciado como inhibidores de la degradación proteica, en particular durante largos periodos de aumento de la proteolisis. El efecto anticatabólico de la leucina parece ser regulado por el beta HMB. Nissen y colaboradores refieren que la suplementación con calcio y beta HMB (1,5 a 3 gramos / día) reduce los marcadores del catabolismo proteico y aumentarían la masa magra, así como la fuerza en sujetos sometidos a entrenamiento de resistencia. Posteriormente, MD Vulkovich y GD Adam (Human Performance Laboratory, Wichita State University) en un estudio en ciclistas, encontraron un aumento en el pico de VO2 tras el suplemento con beta HMB. Académicamente se puede decir que no hay ningún estudio que demuestre la utilidad del HMB. De hecho, los estudios realizados hasta ahora son patrocinados por los productores o distribuidores. Además la leucina (precursor) si bien es un aminoácido esencial, tiene una ingesta más que suficiente con una dieta de 2 gramos de proteínas por kilo al día.

Se le atribuye un efecto de aumento de masa y fuerza muscular, así como reducción de la grasa, pero no ha sido demostrado.
Bioflavonoides

Los flavonoides constituyen un extenso grupo de compuestos fenólicos, por lo general insolubles y ampliamente distribuidos entre las plantas. La estructura básica de la flavona es una 1,4 benzopirona con restitución del grupo fenilo en posición 2. Las oxidaciones en el grupo hidroxilo permiten que los flavonoides naturales se combinen con azúcares para formar glúcidos. También pueden formar quelatos con metales. Su utilidad en medicina deportiva proviene de sus dos propiedades más importantes: su efecto sobre la fragilidad capilar, importante en los deportistas sometidos a grandes entrenamientos en cantidad ya que evita la lisis de hematíes y pérdida de hierro, y por otro lado, su efecto como antioxidante evitando los daños por formación de radicales libres, sobre todo en entrenamientos de calidad. Pero nadie ha demostrado hasta ahora, que los deportistas sometidos a fuertes entrenamientos que generan hipoxia necesiten antioxidantes añadidos a su producción natural. No obstante, si se quiere tomar antioxidantes debe recurrirse a los presentes en los alimentos: granada, pomelo, naranjas, uvas negras, etc.
Boro

Oligoelemento que regula el metabolismo del calcio y del magnesio. Se cree que estimula la secreción de testosterona. Su eficacia no está demostrada. Se comparó el boro ingerido tras una dieta normal y otra deficiente en dicho elemento. Se examinó la calciuria y los niveles de estrógenos y testosterona en orina. Se determinó que la suplementación con boro en una dieta deficiente disminuía las pérdidas de calcio en orina e incrementaba los niveles de testosterona en sangre. (Nelson et al., 1987). En un estudio riguroso donde se examinaron los niveles plasmáticos de testosterona, así como las modificaciones de la composición corporal y la fuerza en un grupo de culturistas sometidos a una suplementación con boro, NO SE ENCONTRARON MODIFICACIONES (Ferrando AA y Green NR, 1993). Por lo tanto académicamente se puede decir que los estudios realizados hasta el momento no demuestran que haya ninguna modificación en la fuerza ni en la masa muscular en culturistas con dietas suplementadas con boro.

Bibliografía Suplementos en el Deporte

Astrand, Per-Olof y Kaar Rodahl. Textbook of Work Physiology: Physiological Bases of Exercise. 3ra. ed.; New York: McGraw-Hill Book Company, 1986. págs. 605-610.

Barrallo Villar, Guillermo. Dopaje. Bilbao, España: Editorial la Gran Enciclopedia Vasca, 1989. 98 págs.

Brooks, George A. y Thomas D. Fahey. Exercise Physiology: Human Bioenergetics and its Applications. New York: Macmillan Publishing Company, 1985. Págs. 443-469.

Brooks, George A. y Thomas D. Fahey. Fundamentals of Human Performance. New York: Macmillan Publishing Company, 1987. Págs. 265-281.

De Vries, Herbert A. Physiology of Exercise: for Physical Education and Athletics. 4ta. ed.; Dubuque, Iowa: Wm. C. Brown Publishers, 1986. págs. 508 – 523.

Fox, Edward L., Richard W. Bowers y Merle L. Foss. The Physiological Basis of Exercise Physiology and Sport. 5ta. ed.; Madison, Wisconsin: Wm C. Brown Communications, Inc, 1993. Págs. 472-509.

Lamb, David R. Physiology of Exercise: Responses & Adaptations. 2da. ed.; New York: Macmillan Publishing Company, 1984. págs. 221-238.

McArdle, William D., Frank I Katch y Victor L. Katch. Exercise Physiology: Energy, Nutrition, and Human Performance. 3ra. ed.; Philadelphia: Lea & Febiger, 1991. Págs. 547-579.

Noble, Bruce J. Physiology of Exercise and Sport. St. Louis: Times Mirror/Mosby College Publishing, 1986, págs. 383-405.

Powers, Scott K. y Edward T. Howley. Exercise Physiology: Theory and Applications. Dubuque, I.A.: Wm. C. Brown Publishers, 1990. págs.251-266, 507-514.

Shephard, Roy J. Physiology and Biochemistry of Exercise. New York: Praeger Publishers, 1982. págs 399-411.

Wilmore. Jack H. y David Costill. Training for Sport and Activity. 3ra. ed.; Madison, WI: Wm. C. Brown Publishers, 1988. págs. 185-191.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s