SUPLEMENTOS DEPORTIVOS POR ALFABETO “K-L-M-N”

Publicado: 5 diciembre, 2011 en Deportiva, Dietetica, General, Nutricion

LOS SUPLEMENTOS EN EL DEPORTE

OTRAS SUSTANCIAS POR ORDEN ALFABETICO

GRUPO   K  L  M  N

Kelp

Es un alga rica en vitaminas y minerales. No tiene efectos ergogénicos.
Lecitina de soja

Mejora la absorción intestinal de las grasas. No tiene efectos ergogénicos.
Levadura de cerveza

Su mayor utilidad es su gran contenido en vitaminas del grupo B y minerales como el cromo y el selenio. No tiene efectos ergogénicos. No existen trabajos que demuestren ningún tipo de acción favorable de la levadura sobre el rendimiento deportivo.
Melatonina

Es una hormona segregada por la glándula pineal. Esta es una glándula endócrina que se encuentra en la parte superior del tálamo. La melatonina se sintetiza a partir de la serotonina y el triptofano. Al recibir estímulos luminosos el ojo envía una señal a través del nervio óptico al hipotálamo, y este, a su vez, a la glándula pineal, determinando la cantidad de melatonina a producir. La secreción de melatonina es menor durante las horas de luz, de tal modo que los niveles de melatonina por la noche son 10 veces superiores a los del día. La melatonina es una hormona reguladora de los ciclos día/noche (ritmos circadianos). Independientemente se le atribuye una potente actividad antioxidante, destructora de radicales libres. Se utiliza para reducir los efectos del “jet lag” en los viajes intercontinentales y como antioxidante preventivo de enfermedades cardiovasculares, envejecimiento y cáncer. En el deportista se emplea para normalizar los ritmos biológicos en los desplazamientos, en el tratamiento de los trastornos del sueño y como antioxidante. No parece presentar efectos secundarios graves.
Microhidrina

En 1999 a la edad de 47 años Denis MD subió al Everest sin utilizar máscara de oxígeno. Tomó una sustancia que lo protegía, la microhidrina. Se trata de un mineral (sílice, potasio y magnesio) formado con coloides negativamente cargados y saturados con hidrógenos. Su función es proporcionar literalmente trillones de aniones de hidrogeno capaces de dañar electrones a los fluidos corporales. Académicamente se puede decir que la fosforilación oxidativa se regula de forma muy precisa a través de la relación NADH – NAD de la presión parcial de O2 y del gradiente de pH. Aunque metabólicamente exista una disponibilidad citosólica de NADH, en principio no sería utilizable en la síntesis de ATP, al ser impermeable la membrana interna de la mitocondrial a esta coenzima. En tal caso, la solución puede radicar en la lanzadera mitocondrial del malato, es decir, en el concurso de dos enzimas presentes tanto en el citoplasma como en la matriz mitocondrial (malato deshidrogenasa y aspartato aminotransferasa) y de dos sistemas mitocondriales de transporte (malato alfacetoglutarato y glutamato-aspartato). Otra alternativa de lanzadera mitocondrial consiste en que el NADH cede sus electrones a la mitocondria de un modo indirecto, a través de dos enzimas glicerol-fosfato deshidrogenasa, uno citoplásmico y el otro localizado en la membrana interna mitocondrial asociado a la flavoproteína del complejo II. El entrenamiento hace que en las células musculares de los atletas se intensifiquen los sistemas de lanzaderas mitocondriales y por ello su rendimiento energético.
Miel de Abeja

Un autor sugirió que ingiriendo fructosa (obtenida de la miel, la cual es 40% fructosa) sirve como un medio rápido para restaurar el glucógeno en el cuerpo, en comparación con la glucosa. No Obstante, no hubo evidencia experimental a este respecto. En resumen, por falta de investigaciones específicas que atañen al efecto de la miel de abeja sobre el rendimiento deportivo, el papel de la miel de abeja puede ser similar al de la glucosa y fructosa. Tiene un alto contenido en hidratos de carbono, siendo importante en la dieta de los deportistas. No tiene efecto ergogénico. Este producto también originado por las abejas, no parece poseer cualidades ergogénicas interesantes, a pesar de su gran porcentaje en carbohidratos, especialmente fructuosa.
N – Acetil – L – Cisteína

Es un potente antioxidante de acción a nivel pulmonar comprobado en enfermos con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Se emplea en dosis de 150 mg./Kg. en ejercicios de resistencia aeróbica. Comercialmente enseguida se dijo que la ingesta de esta sustancia mejoraba el intercambio de gases a nivel alveolar en el esfuerzo aerobio extenuante. Académicamente nadie ha demostrado una acción claramente ergogénica en su uso. Algunos autores ya han propuesto métodos para detectar en orina ingestas de 50 veces la cantidad utilizada como mucolítico (Rossi et al. Chromatograohic evaluation of urinary NAC: and ergogenic drug. Med Sport, 1996). Se la quiere nombrar sustancia prohibida o de dopaje.

Bibliografía Suplementos en el Deporte

Astrand, Per-Olof y Kaar Rodahl. Textbook of Work Physiology: Physiological Bases of Exercise. 3ra. ed.; New York: McGraw-Hill Book Company, 1986. págs. 605-610.

Barrallo Villar, Guillermo. Dopaje. Bilbao, España: Editorial la Gran Enciclopedia Vasca, 1989. 98 págs.

Brooks, George A. y Thomas D. Fahey. Exercise Physiology: Human Bioenergetics and its Applications. New York: Macmillan Publishing Company, 1985. Págs. 443-469.

Brooks, George A. y Thomas D. Fahey. Fundamentals of Human Performance. New York: Macmillan Publishing Company, 1987. Págs. 265-281.

De Vries, Herbert A. Physiology of Exercise: for Physical Education and Athletics. 4ta. ed.; Dubuque, Iowa: Wm. C. Brown Publishers, 1986. págs. 508 – 523.

Fox, Edward L., Richard W. Bowers y Merle L. Foss. The Physiological Basis of Exercise Physiology and Sport. 5ta. ed.; Madison, Wisconsin: Wm C. Brown Communications, Inc, 1993. Págs. 472-509.

Lamb, David R. Physiology of Exercise: Responses & Adaptations. 2da. ed.; New York: Macmillan Publishing Company, 1984. págs. 221-238.

McArdle, William D., Frank I Katch y Victor L. Katch. Exercise Physiology: Energy, Nutrition, and Human Performance. 3ra. ed.; Philadelphia: Lea & Febiger, 1991. Págs. 547-579.

Noble, Bruce J. Physiology of Exercise and Sport. St. Louis: Times Mirror/Mosby College Publishing, 1986, págs. 383-405.

Powers, Scott K. y Edward T. Howley. Exercise Physiology: Theory and Applications. Dubuque, I.A.: Wm. C. Brown Publishers, 1990. págs.251-266, 507-514.

Shephard, Roy J. Physiology and Biochemistry of Exercise. New York: Praeger Publishers, 1982. págs 399-411.

Wilmore. Jack H. y David Costill. Training for Sport and Activity. 3ra. ed.; Madison, WI: Wm. C. Brown Publishers, 1988. págs. 185-191.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s