Los alimentos más antioxidantes

Publicado: 6 julio, 2009 en Consultas, General, Nutricion

DIETA MEDITERRANEA

Una herramienta innovadora y acreditada, el ORAC, mide la capacidad antioxidante de los alimentos

El ORAC es un método que calcula la capacidad antioxidante de diferentes alimentos. Responde a las siglas en inglés de “Oxygen Radical Absorbance Capacity” y, bajo esta denominación, fue desarrollado por los investigadores del National Institute on Aging del National Institute of Health de EE.UU. En el año 2007, el Departamento de Agricultura estadounidense -United State Department of Agriculture (USDA)- emitió una lista sobre el valor ORAC de varios vegetales. Y aunque los expertos insisten en que no tiene aún suficiente evidencia científica, sí proporciona una orientación aproximada.

  • Autor: Por ELENA PIÑEIRO
  • Fecha de publicación: 26 de junio de 2009

La lista sobre el valor antioxidante de determinados alimentos, publicada en 2007, carece de suficiente evidencia científica, por lo que todavía no se puede usar como referencia. Sin embargo, se utiliza como una orientación acreditada en la confección de dietas, suplementos dietéticos y productos nutracéuticos por su concentración antioxidante. Se cree que el impacto positivo de la ingesta de antioxidantes juega un papel importante en la prevención de enfermedades y en el retraso del envejecimiento.

De 159 a 277 alimentos antioxidantes

El desarrollo de muchas enfermedades crónicas y degenerativas, como el cáncer, la enfermedad coronaria, el Alzheimer y el Parkinson, entre otras, podría estar causado, en parte, por el estrés oxidativo. Las especies reactivas del oxígeno, los radicales libres, pueden dañar a las proteínas, las grasas y el material genético. A pesar de que el cuerpo humano ha desarrollado sistemas específicos para eliminar a estas sustancias peligrosas, estos no son eficaces al cien por cien.

La alimentación rica en hortalizas y frutas se considera como una gran ayuda en la lucha contra los radicales libres, ya que algunos de sus nutrientes y fitoquímicos se han revelado como potentes antioxidantes. El US Department of Agriculture ha publicado en los últimos años diferentes bases de datos de especial interés acerca de varios antioxidantes, como son la vitamina C, la vitamina E, el selenio y algunos carotenoides, flavonoides y antocianinas.

Una ensalada aderezada con hierbas aromáticas, como la melisa o la mejorana, aumenta hasta en un 200% su capacidad antioxidante

La inquietud científica por valorar la capacidad antioxidante no de los componentes aislados sino del alimento en su integridad, dio lugar al primer ensayo ORAC (Oxygen Radical Absorbance Capacity), que analizó 59 frutas, verduras y frutos secos. En el año 2007 el US Department of Agriculture publicó una lista actualizada de valores ORAC de 277 alimentos consumidos por la población estadounidense, a la que, además de datos de frutas y verduras, se añadieron los de cereales, semillas e, incluso, especias y hierbas aromáticas. Entre estos últimos destacan como antioxidantes el jengibre, el orégano, la menta, la mejorana, además del coco seco y el chocolate más puro.

Los pros y los contras

El listado de la capacidad antioxidante de los alimentos supone un gran avance en el conocimiento de la naturaleza y las propiedades potenciales de lo que comemos. En la actualidad, este listado se utiliza como referencia para la difusión de las supuestas acciones sobre la salud humana de ciertos productos alimenticios y complementos dietéticos. Indicaciones como “antiaging”, antirreumático y anticancerígeno se pueden encontrar en prospectos o documentos que publicitan un producto rico en antioxidantes.

Pese a la seriedad y acreditación de los organismos oficiales que han llevado a cabo el listado ORAC y lo han difundido, todavía no hay evidencia científica suficiente como para hacer extrapolaciones sobre la capacidad antioxidante de un alimento y sus efectos positivos sobre la salud. De momento, los ensayos ORAC sólo miden la actividad antioxidante frente a una sustancia dañina en particular y aún no se sabe qué ocurre con el resto de radicales libres que, de manera natural, pueden estar activos en un organismo vivo.

Además no se ha caracterizado la naturaleza de la reacción dañina y no hay evidencia de que otros radicales libres puedan estar involucrados en dicha reacción. Sobre todo, conviene tener en cuenta que, de forma oficial, no se ha establecido una relación entre los valores ORAC y los beneficios para la salud de los alimentos ricos en sustancias potencialmente protectoras. Los antioxidantes pueden ser liposolubles (solubles en grasa), como los carotenoides , o hidrosolubles (solubles en agua), como los polifenoles. El último listado ORAC ha avanzado respecto al anterior, no sólo en el número de alimentos analizados sino en el tipo de antioxidantes evaluado; el listado anterior no tenía en cuenta los antioxidantes liposolubles.

Dieta mediterránea y valores ORAC

Los vegetales son la fuente más importante de compuestos fenólicos de la dieta Mediterránea. En concreto, los flavonoides se han revelado como sustancias bioactivas especialmente beneficiosas. El Istituto di Chimica Biologica G. Fornaini de la Universitá di Urbino, en Italia, ha estudiado la capacidad antioxidante mediante el método ORAC de 27 alimentos consumidos tradicionalmente en las regiones mediterráneas. Esta original investigación ha comparado la capacidad antioxidante de diferentes ensaladas aliñadas con distintos aderezos.

Los resultados han sido muy curiosos: una ensalada aderezada con hierbas aromáticas, como la melisa o la mejorana, aumenta hasta en un 200% su capacidad antioxidante, que así aliñada contiene 4.000 unidades ORAC (equivalentes de micromoles de Trolox). Por otro lado, el aceite de oliva y el vinagre de vino o de manzana son los aderezos que proveen el mayor poder antioxidante a las ensaladas que acompañan.

Tampoco se pueden olvidar el comino y el jengibre, que entre las especias destacan por su sustancial contribución antioxidante. Trabajos como éste sirven para cuantificar los compuestos fenólicos que se ingieren con la alimentación habitual. La USDA recomienda una ingesta de entre 3.000 y 5.000 unidades ORAC diarias.

LA FLUORESCENCIA ES LA CLAVE

El método analítico para realizar el ORAC se basa en la medición de la fluorescencia de una molécula a la que se le somete a la acción de un generador de radicales libres. A medida que la molécula fluorescente es atacada y dañada por los radicales va perdiendo su fluorescencia. La labor de los antioxidantes es la de proteger la molécula, y cuanto más capacidad antioxidante tiene un compuesto o alimento más se preserva la capacidad de emitir luz de la molécula en cuestión. El grado de protección se mide con un medidor de fluorescencia y se cuantifica en “equivalentes de Trolox” (TE). El Trolox es un análogo de la vitamina E que se usa como medida estándar.

Expertos estadounidenses recomiendan comer frutas y verduras por su aporte de antioxidantes

Un estudio realizado por la Sociedad Química Americana demuestra que alimentos como nueces, alcachofas, judías, arándanos, fresas o especias como la canela y el orégano contienen gran cantidad de antioxidantes. Por ello, recomiendo el consumo de frutas y verduras por sus propiedades beneficiosas para el organismo.

  • Fecha de publicación: 21 de junio de 2004

El nuevo estudio añade nuevos alimentos a investigaciones anteriores en este ámbito. Así, destaca las nueces, alcachofas, judías, arándanos, fresas o especias como la canela y el orégano. Según las investigaciones hechas hasta ahora, la nuez es uno de los alimentos que contiene mayor cantidad de antioxidantes (20,97 unidades de estas sustancias por cada cien gramos).

Esta cantidad es 20 veces más que la proporción presente en naranjas, espinacas, zanahorias o tomates. Las frutas y verduras también contienen antioxidantes y carotenoides (compuestos responsables de la pigmentación roja, amarilla y naranja de algunos vegetales), que ayudan a retrasar el desarrollo de la maculopatía relacionada con la edad (ARM), una de las posibles causas de ceguera, según un estudio realizado por el Brigham and Women’s Hospital de Boston (EEUU).

Según este estudio, las personas que consumen tres o más piezas de fruta al día registran un riesgo de ARM en un porcentaje del 36%. Ahora, las nuevas tecnologías han permitido analizar a fondo los alimentos para calcular qué proporción de estas sustancias contienen, ya que se ha demostrado que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y también el Alzheimer.

El ARS presenta una base de datos ‘online’ de la capacidad antioxidante de 277 alimentos

Ayudará a los científicos a determinar cuáles son los beneficios para la salud de estas sustancias

  • Fecha de publicación: 7 de noviembre de 2007

El Servicio de Investigación Agrícola de EE.UU. (ARS, en sus siglas inglesas) ha publicado en Internet una base de datos con las propiedades antioxidantes de 277 alimentos. Servirá de ayuda a los científicos que desarrollen investigaciones para determinar cuáles son los beneficios de estas sustancias sobre la salud.

Muchas frutas y verduras son ricas en vitaminas antioxidantes, tales como E, C y beta caroteno, una forma de vitamina A. Pero estos alimentos también contienen otros compuestos, conocidos como fitonutrientes, que podrían contribuir a la salud. El ARS afirma que la capacidad antioxidante de los productos alimenticios puede variar debido a factores tales como el tipo de planta y sus condiciones de cultivo y de cosecha.

La mayoría de los alimentos incluidos en la base de datos fueron analizados para determinar su capacidad de absorción de radicales de oxígeno (conocida en inglés como ORAC). ORAC es uno de varios métodos disponibles para evaluar las capacidades antioxidantes de los productos.

Científicos españoles avanzan en el conocimiento del impacto de los radicales libres sobre la salud

Han hallado un biomarcador que puede servir como alerta temprana del desarrollo de hipertensión o fibrosis

  • Fecha de publicación: 8 de diciembre de 2008

Los radicales libres -moléculas responsables, entre otras cosas, del envejecimiento celular- y, por extensión, las enfermedades relacionadas con ellos, como la hipertensión, la fibrosis, las enfermedades mitocondriales (englobadas dentro de las llamadas enfermedades raras) como la distrofia muscular y la epilepsia o el Alzheimer, son el objeto de estudio del proyecto europeo ROSAS, en el que participan diez grupos de investigación de Madrid, Cataluña, Valencia, Castilla León y Andalucía.

En el marco de esta iniciativa, que coordina el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Santiago Lamas, se ha identificado un biomarcador -es decir, una molécula que evidencia la existencia de una enfermedad- que podría servir como alerta temprana del estrés oxidativo provocado por los radicales libres y, por tanto, del riesgo de desarrollar patologías como las citadas anteriormente.

Por su parte, investigadores de la Universidad de Zaragoza han corregido el modelo de organización de uno de los procesos fundamentales de las células, la cadena de transporte electrónico mitocondrial (CTEM). “Esto permite entender mejor las enfermedades mitocondriales, un tipo de enfermedades producidas por mutaciones en el ADN, raras, incurables y para las que se carece de tratamiento”, explica José Antonio Enríquez, director del estudio.

En concreto, este hallazgo permite entender mejor tres aspectos cruciales de la función de las células: cómo obtienen la energía partir de los alimentos, cómo funcionan sus rutas metabólicas esenciales y cómo se generan las especies reactivas del oxígeno, como los radicales libres, y qué efecto tienen sobre el ADN mitocondrial.

“Las enfermedades mitocondriales originan un mal funcionamiento de los procesos que se desarrollan en las mitocondrias. Muchas de ellas afectan al músculo esquelético y al sistema nervioso central, pero pueden afectar a cualquier órgano dando lugar a manifestaciones multisistémicas. De hecho, las deficiencias mitocondriales pueden dar lugar a diabetes, enfermedades neurodegenerativas y además se postula que participan en el desarrollo del Parkinson y del Alzheimer”, apostilla Enríquez.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s